Si trabajas para otro, eres prescindible

Dicen que nadie es indispensable. Sin embargo, las compañías hacen todo lo posible por retener a los trabajadores que son considerados críticos para sus operaciones. Dan incrementos enormes, ofrecen promociones e incluso opciones de acciones como incentivos para evitar que estos empleados se vayan. ¿También estás en esta sagrada compañía? La historia de portada de esta semana examina nueve atributos que pueden hacer que usted sea indispensable en el trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *